martes, 22 de junio de 2010

vanguarDías de Madrugadas

siempre me dio mucha vergüenza sonreir, y nunca fue por colocación a perfección de dientes en línea... pero casualmente fue a la vez, que decidí liarme a carcajada limpia, y eso que sucia creo que me salen mejor y más a posta las risas...
que llegue pronto el momento y más o menos de tiempos a paciencias infinitas, si alguien te salva de la quema de lo que algún día comprendiste que hasta cuando cuentas alegrías... lo haces con un toque de melancolía (y así no se vale). así casi que mentira. así que no hay que ir por ahí con la frasecita (de los cojones). sonrisa. siempre me dio mucha sonrisa.
nosotros ya no hacemos el amor
hacemos el rock´n´roll.
te esquivas a ti misma y encima
aún así te encuentras
pero sírvete una copa de "mirarnos hasta saciarnos"
que nunca necesitamos, quitarnos la ropa para poder masturbarnos...
porque confieso orgasmos a canciones vividas,
y eso da que pensar aquí en el principio del abismo...
no hay nada más fuerte que la ternura
y nada más tierno que por fin alguien fuerte;
la magia es cosa de niños tranquilos de años y mientras me sientes
dentro como dentro nunca supo llegar al fondo: ahí,
tan identificado que duele ;)
merecemos más que esta frustración de quienes confiamos algún cariño con lenguetazo.
diría tantos soliloquios de cabeza
tantas reflexiones de labio sin respuesta
tanta putada
tanta palabra que ya no quiero recordar...
por esto de cielo y tierra y mar
... y un puñado de aire que me masajea la espalda
cansada
cuando todavía
ni siquiera empezamos a caminar.

2 comentarios:

atrocity exhibition dijo...

tu escritura es sincera como la vida interior...
besos de silencio y ruido.
Vara

Álvaro Deudero dijo...

"no hay nada más fuerte que la ternura
y nada más tierno que por fin alguien fuerte"

Muy grande!