martes, 3 de abril de 2007

Las entrañas de Madrid se dieron la vuelta por culpa de Gallardón.
Los cordones de mis zapatos van a juego con el metatarso.
El puente bajo el empeine, a media punta hasta posar el dedo gordo del pie en cualquier acera. Calamaro a solas con mi corazón,
ausencia de luz y un cuerpo que no sabe de ritmo,
sino de sensación.
Soy el arte frustrado de Jack.
Mi primer diario se titulaba “sudor de una bailarina” y la primera frase era:

cuando Christian toca el piano, no me acuerdo de que me sangran las rodillas.

Mientras grapaba los fascículos de cada pesadilla,
recordé a Freddy Krugger.
No hablo de él a no ser que sea para maldecir.
Ácido, street,
sombrero, rayas… dormir.
Soy el miedo en la sombra de Jack.
¿por qué se habla del miedo
si no se sabe afrontar?



La hipocresía es compañera de juegos del cariño;
y esto todavía no lo entiendo.
Si chillo sin motivo aparente
Dejo de tener color transparente
Y esta sucia, repleta de gente,
Me observa preparando las esposas y el bozal.
Soy la parte cuerda inadaptada de Jack.
El verdadero significado de NADA
No tiene nada que ver con LA NADA:
La una es lo justo lo que se hace,
La otra es justo donde se nace.



El pulso es, efectivamente,
lo que determina una vida de un cadáver.
MI, SI, SOL, RE, LA, MI al aire.
Me pierdo entre sostenidos y bemoles,
a los trastes, a mis punteos
a los compases, a los arpegios.
Me pierdo porque asusta ver que me encuentro.
Soy lo mejor de la mejor parte de Jack.
Tengo el teclado lleno de una sustancia pegajosa y polvo y huellas;

y el teclado preferiría dividirse en octavas y tener 3 pedales
para combatir la lucha con música.

4 comentarios:

amoremachine dijo...

esto
sigue
siendo
mucho.


BSO

Violeta dijo...

..yo es que con tus imágenes.. me ganas:-)

silvi dijo...

patty, me encanta este poema

paps dijo...

me mola!