domingo, 3 de diciembre de 2006

Bloggertazo

El proceso de putrefacción ha comenzado
Pestañeo a los pies de tus costillas
Un ballet de escombros
Una película sin género
Nuestro sexo de protagonista.

Esta asfixia en el camino,
Esta ciudad en tantas canciones,
Pedrería en el encaje de tus sueños
Cacería: ¡A por el dueño del cielo del minero!

Y en mi taza de resacas:
Tragos de serrín y rutina
Y esa aspirina efervescente
Y el fluorescente verde
Tiñendo de verde el reloj.

Hipocresía:
los vecinos que no hacen el amor en el salón
en literas de la armada
en colchones en el suelo
en 5 veces cada 25 horas.
y se mueren de envidia
los vecinos de la hipocresía

El tipo contratado para dar las malas noticias
Se despide por romper corazones en exceso…
Y tus besos
Ronronean mis pechos,
Y me rozan un blues

Voy de lista por la vida
Voy de bala perdida
Voy de elástica en la cama
Voy, my boy, ya tengo ganas
Repetimos,
Los vecinos otra vez escuchando mis gemidos
El deseo en espiral concéntrico rasgado.
El canto en susurrar ilógico forzado.
El miedo en la mitad de la locura
Mis órdagos a cambio
tres puntos de sutura.

Agua de ducha de las 8 de la mañana
Dinero a cambio, cambiar la funda de los cojines,
Componer a ordenador una sonata
Y por supuesto follar con calcetines

... el mundo fuera de nuestro mundo
vive sólo por inercia.

2 comentarios:

silvindie-grunge dijo...

Y quiero ser verde y a veces lo soy, pero sola sólo soy azul
no vuelvas a dejarme sola
ni dejes que acabe mis escritos
ni me dejes volver a escribir nada nunca
porque en realidad ni me gusta hacerlo, ni nada de nada.

Lo confieso: me rompí la pierna aposta
creí que el dolor físico me evadiría del mental.

Lo reconozco
anoche sólo quería cruzarme con Rubén para que me diera speed de gratis
por mi cara bonita, como siempre
porque me he liado con todos los habidos y por haber de ese puto bar
el Nueva Visión
donde me creen una rock star y un icono del garage-beat,
pero ni tengo ya 16-17 años
ni los comas etílicos vienen sin kerer,
todo es bastante pre-invisible.

Derrotismo en vena.
El dilema es correr y estamparme en la pared derecha de la calle Velarde
y abrirme la cabeza
o desmayarme.

amoremachine dijo...

el mundo con ustedes va siendo
un pokito mejor
y las pruebas me remito.

abrazos